Beneficios y propiedades del calçot – Natur Mercado

Beneficios y propiedades del calçot

Beneficios y propiedades del calçot

Uno de las hortalizas emblema de Cataluña, da nombre a uno de sus platos más característicos (la calçotada) y es sinónimo de invierno en muchas regiones del país. Aun así, son localmente muy famosas, pero no tanto al salir de estas zonas. Aquí hablaremos de las propiedades del calçot, de donde se cree que vienen y cuáles son los beneficios del calçot que los han posicionado en lo más alto de la cocina catalana.

Origen del calçot

Existen dos teorías principales sobre el origen del calçot, en cuanto a localización. La teoría más extensa  dice que su origen está en Valls, provincia de Tarragona, a finales del siglo XIX. No obstante, se han descubierto un origen mucho más antiguo, ya que en el siglo III ya se conocían las propiedades del calçot. En una pintura se ve a un habitante de Roma comer lo que en latín llamaban “porrus capitatus” (que sería como una especie de cebolla alargada, básicamente igual a un calçot).

Sin embargo, incluso dentro de la teoría de su origen en Valls, hay distintas variantes. Hay quienes dicen que se debe a un error de un agricultor que en su afán de cocinar cebollas a la brasa, se excedió y las quemó.  No queriendo desaprovecharlas, quitó la parte exterior abrasada y se encontró con lo que actualmente conocemos como calçot.

Por otro lado, hay quien cree que su origen está en otro agricultor, quien intentaba innovar en el cultivo de cebollas. Al parecer decidió dejarlas germinar, para luego desenterrarlas y volverlas a plantar a medias. Llamó a esta técnica “calçar” (calzar en español) y de ahí el origen del nombre calçot.

Propiedades del calçot

  • Mínimo contenido de grasas: tal y como se puede apreciar en el siguiente apartado, uno de los beneficios del calçot es que apenas aportan grasas. Por eso, son una buena alternativa a los puerros y las cebollas en las dietas, ya que son similares y pueden sustituirse.
  • Mucha agua: esta va de la mano con la propiedad del calçot anterior, ya que en parte explica el porqué. El calçot crudo (es decir, antes de ser asado) es un 90% agua, por tanto hidrata, ayudan a depurar nuestro organismo, y todo esto sin apenas grasas ni calorías.
  • Ricas en fibra: tiene una muy buena cantidad de fibra, que se traduce en muchos beneficios del calçot en nuestra salud. Por un lado, nos sacian, haciendo que comiendo menos, nos llenemos más. Por otro lado, son muy fáciles de digerir y ayudan a regular nuestro tránsito intestinal.
  • Antisépticos: gracias a los minerales y a las vitaminas que encontramos en los calçots, estos son de gran ayuda para curar heridas y ayudar a prevenirlas. No solo exteriores y cutáneas, sino también en el interior.
  • Disminuye el riesgo de cáncer: si bien no se puede decir que una de las propiedades del calçot sea que es anticancerígeno, sí que se ha demostrado que en dietas ricas en calçots han disminuidos los riesgos de contraer cáncer de colón. No solo esto, sino que otro de los beneficios del calçot es que ayudan a bajar el colesterol y los niveles de triglicéridos en sangre, ayudando a nuestra correcta presión sanguínea.

Valor nutricional del calçot

  • Calorías 35 kcal
  • Grasas 0,2g
  • Colesterol 0 mg
  • Sodio 16mg
  • Calcio 28 mg
  • Hierro 0 mg
  • Magnesio 0 mg
  • Potasio 255 mg
  • Hidratos de carbono 7 g
  • Fibra 1,8g
  • Azúcares 2,46g
  • Proteínas 1,7 g
  • Vitaminas A,C,E, B

Variedades de calçot

Es difícil encontrar variedades de calçot como tal, cómo puede suceder con otras frutas y verduras como por ejemplo las judías verdes o el hinojo. Se trata de una variante de la cebolla blanca, por lo que en sí mismo ya es una variedad.

Dentro de los calçot que podemos encontrar, los que solemos encontrar más fácilmente y los más famosos son los de la denominación de origen de Valls. Se caracterizan por tener un grosor de unos 2cm y entre 15 y 25cm de alto.

Conclusión

Si vais a Cataluña en invierno, no perdáis la oportunidad de una calçotada. Descubriréis una hortaliza sabrosa, suave, deliciosa y, ahora que ya habéis visto las propiedades del calçot, también muy sana. Muchas veces comemos cebollas y cebollines porque los conocemos más, o porque son más fáciles de encontrar. Os invitamos a que intentéis sustituirlos por el calçot, no tenemos dudas que no os arrepentiréis.

0 0 vote
Valorar el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments