Beneficios y Propiedades de la sandía – Natur Mercado

Beneficios y Propiedades de la sandía

Beneficios y Propiedades de la Sandia

Es sinónimo de verano y de playa. La fruta preferida para las altas temperaturas y, sin dudas, una de las más refrescantes. Y es que al ser casi en su totalidad agua, sacia la sed e hidrata nuestro cuerpo. Esta es una de las propiedades de la sandía, quizás la más famosa. Pero hay muchas más propiedades y beneficios de la sandía que intentaremos explicaremos con más detalle en este artículo.

Historia y origen de la sandía

 

Las sandías tienen miles de años y, de hecho, hay apariciones de estas frutas incluso en jeroglíficos. Su origen se remonta 3500 años atrás, al valle del Nilo y norte de África. Los árabes eran grandes consumidores de sandía y ya en ese entonces conocían sus propiedades antioxidantes.

Se cree que fue el mismísimo Cristóbal Colón quien las trajo a Europa en uno de sus viajes a las Indias, cautivado por las propiedades de la sandía. Se extendió luego su cultivo por todo el Mediterráneo y, más tarde, se llevaron también a las Américas.

 

Propiedades de la sandía

Ya hemos mencionado antes las propiedades de las sandías y cómo tienen muchas en común con otras frutas, como por ejemplo los albaricoques. Pero vamos a excavar un poco más en el tema específico de las sandías:

  •         Como ya mencionamos, la sandía es la fruta con mayor cantidad de agua (el 95% de su peso), lo que la convierte en una fruta muy hidratante. Muy recomendada en verano, ya que ayuda a evitar golpes de calor y deshidratación. Además, apenas aportan calorías, por lo que son ideales para mantener la forma en verano.
  •          Los beneficios de la sandía para el corazón son muy importantes. La presencia de citrulina ayuda a dilatar y mantener elásticos los vasos sanguíneos. De esta manera, evita que se obstruyan las venas y evita los problemas cardiovasculares
  •         No se suele saber, pero uno de los beneficios de las sandías es que mejoran la vista. Tiene provitamina A, que el cuerpo utiliza para crear los pigmentos de los ojos. Además, ayuda a evitar la ceguera nocturna y la presencia de vitamina C hace que disminuya el riesgo de padecer cataratas.
  •         La sandía aumenta tus niveles de energía gracias a la vitamina B6. Además se encarga de estimular la dopamina, que contribuye a nuestro buen humor.
  •         Ayuda a cicatrizar más rápido, gracias al licopeno que encontramos en las sandías. Además, este licopeno funciona como antiinflamatorio local, y para mantener los niveles de inflamación crónicas bajo.
  •         Y hablando del licopeno, también funciona como antioxidante natural. Lo mismo sucede con la citrulina y los beto carotenos. La particularidad es que, cuanto más madura la sandía, mayor cantidad de estos elementos habrá. Por lo que siempre se recomienda buscar las sandías más maduras.

 

Cómo saber si una sandía está madura

Es algo muy sencillo y lógico, pero si nadie nos lo explica es difícil de saber. La sandía, cuanta más agua, más madura está. Y cuanto más madura, más se aprecian las propiedades de la sandía. Por tanto, ante la duda, hay que elegir la que pese más.

De la misma manera, darle golpes (con cuidado) a la corteza puede ayudar. Si no suena hueco, quiere decir que aún no está madura.

Finalmente, aunque es más difícil de ver, si en la parte inferior tiene líneas amarillas, está lista para consumir. Si las líneas son blancas o verdes, aún le queda.

 

Valor nutricional por 100gr de sandía

  •         Hidratos de carbono: 8 gr
  •         Proteínas: 0,6 gr
  •         Grasa: 0,2 gr
  •         Calorías: 30 kcal
  •         Fibra: 0,5 gr
  •         Hierro: 0,2 mg
  •         Vitaminas: A, B1, B2, B3, B6 y C.
  •         Potasio: 112 mg.
  •         Magnesio: 11 mg.

 

Variedades de sandía

Según los datos, existen más de 50 tipos distintos de sandías. Se puede clasificar por su tamaño, color, color de la pulpa, semillas, etc. Aunque todas mantienen las propiedades de la sandía estándar,  genéticamente solo se dividen en dos grupos:

o   Sandías con semillas: las clásicas sandías de toda la vida. Son las que se cultivan tradicionalmente y que tienen las semillas negras en su interior. Además, se distinguen por tener una corteza de color verde oscuro y la pulpa de rojo intenso. 

o   Sandías sin semillas: el nombre es un poco engañoso, ya que tienen semillas. Lo que pasa es que son más finas, claras y casi imperceptibles. Tienen una corteza de color verde más claro con rayas blancas y su pulpa es de un rojo más claro, a veces amarillo.

Conclusión  Final

Es imposible ir a la playa sin una sandía. Ya sea para cortar, beber, hacer batidos o postres, la sandía es lo que más se parece a un vaso de agua fría. La diferencia son los beneficios de la sandía y su sabor delicioso. Ya has visto las propiedades de la sandía y cómo pueden ayudarte en miles de cosas, es hora de hincarle el diente.

0 0 vote
Valorar el artículo
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments